viernes, 20 de febrero de 2015

La integración de personas con discapacidad supone una mayor estabilidad económica-financiera para las organizaciones

Fuente: Compromiso RSE

según los resultados de los proyectos DIL y EfO-QVL, de la Cátedra UB – Fundación Adecco

 
El desarrollo de políticas de integración laboral de personas con discapacidad supone una mayor estabilidad económica-financiera para las organizaciones, incluso en los años más críticos de crisis. Ésta es una de las conclusiones a la que ha llegado la Cátedra UB - Fundación Adecco para la Integración Laboral de Personas con Discapacidad dirigida por la Dra. Marina Romeo, que presentó el miércoles los principales resultados y conclusiones de los proyectos DIL y EfO+QVL, en un encuentro con los directores de Recursos Humanos y de Responsabilidad Social Corporativa de diversas empresas y organizaciones de carácter público y privado.
Según Francisco Javier Pérez, coordinador de la Fundación Adecco en Cataluña: “nuestra experiencia de más de 15 años nos ha demostrado que, más allá de las ventajas fiscales, los profesionales con discapacidad aportan estabilidad y equilibrio a las compañías. A menudo, ven reforzados valores como el esfuerzo, la capacidad de sacrificio o la motivación, lo que se traduce en la orientación directa a resultados, en la mejora del clima laboral y en la reducción de la rotación y el absentismo”.
El Proyecto DIL se ha centrado en medir el grado de desarrollo de políticas y estrategias de integración laboral de las personas con discapacidad en las organizaciones que operan en territorio nacional.
El Proyecto EfO+QVL parte de los resultados del Proyecto DIL, y su objetivo ha sido medir la influencia del desarrollo de políticas y estrategias de integración laboral de las personas con discapacidad en la efectividad organizativa (EfO) y en la calidad de vida laboral (QVL).
De estos estudios se desprenden algunas conclusiones destacadas. En primer lugar, que el 51,7% de las empresas participantes tiene altos niveles de desarrollo de políticas y estrategias de integración laboral de personas con discapacidad (MDI-D). De hecho, el 40,1% de las empresas participantes ha desplegado políticas de integración laboral de personas con discapacidad. Las propias personas con discapacidad (68,4%), seguidas del equipo directivo (60%) y los empleados (54,8%), son percibidos como los más implicados en las diferentes iniciativas de integración laboral.
En este sentido, las políticas que poseen el mayor nivel de despliegue en las empresas participantes son las relacionadas con la colaboración con la comunidad local y el tejido asociativo (61,9%) y el desarrollo de alianzas estratégicas (53,7%).
Los estudios también apuntan a que los mayores niveles de despliegue de las políticas y estrategias de integración laboral de personas con discapacidad (MDI-D) se relacionan claramente con mayores niveles de compromiso y satisfacción de los empleados. Asimismo, que las empresas que más desplegadas tienen las políticas de integración laboral de personas con discapacidad han aumentado sus beneficios económico-financieros por empleado en los últimos 5 años.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario